Amigos, colegas, seguidores de este blog:

jueves, 20 de septiembre de 2012

cuatro estaciones y un día


El pasado sábado, 8 de septiembre de 2012 conseguimos 4 entradas para ver esta obra teatral titulada: cuatro estaciones y un día.




Cuando llegamos a la puerta del teatro Lara, la Corredera Baja de San Pablo estaba llena de gente. La obra comenzaba a las 23h. Hora punta nocturna en el barrio. La gente terminaba de cenar y aprovechaba para acercarse a tomar una copa. Otros, como nosotros, aprovechábamos para ir gratis al teatro ;)

Una vez dentro, uno se pone a pensar que, por ser las horas que son, no te va a tocar la señora del caramelo detrás o la sesión de toses vespertina pero, a los dos minutos de estar sentado y cuando justo comienza la función; te das cuenta de que detrás de ti hay una señora con un bolso enorme que busca un caramelo y no lo encuentra y, esto solo puede ocurrir, cuando las luces se han apagado.

Se abre el telón y aparecen tres actores en el escenario. Concretamente, Alicia Rubio, Sergio Mur y Sara Martín. A las niñas y a las no tan niñas, se les empieza a caer la baba cuando Sergio Mur se levanta de la cama en calzoncillos y empieza la función. Primero muy baja, pero poco a poco consigue coger ritmo.

Habla Sergio Mur, mi pareja y yo nos miramos como locos viendo la interpretación forzosa del mismo. La gente no para de reírse y a nosotros nos da pena que habiendo gente tan buena por ahí, muchas de las selecciones en los cástings sean 95% cuerpo 5% formación profesional (si cabe). Pero no termina ahí la cosa... La historia trata de un trío amoroso que le acaba dando la vuelta a la tortilla. La idea es buenísima pero el texto deja muchas cosas en el aire y, lo mejor de todo ocurre cuando el espectador tiene que estar 100% metido en la historia  y ves que las dos actrices, en su momento álgido de enfado, se giran en el escenario y se empiezan a reír porque no pueden aguantar su interpretación. Y al público le da igual. Han pagado (o no) para pasar un buen rato. Y aplauden como locos y las mujeres murmuran "¡qué guapooo!"
En fin...

No sé si estos tres actores tuvieron una mala noche pero, desde luego, no fue su mejor actuación de la temporada. Lo malo es que nunca sabes quién va a ir a verte al teatro. Yo no soy nadie y critico como espectadora pero, quién sabe si entre los muchos que allí estuvimos, había un director de cine o un crítico de portada. A mí, desde luego, no me han convencido como actores.

Asimismo, me pregunto ¿Qué selección de cartelera realizan los teatros privados de la Comunidad de Madrid?, ¿por qué es tan dicífil llevar una obra a un teatro y luego te encuentras con esto?

Resumiendo un poco: dinero y nombres.

Por cierto, lector, ¿cómo te llamas?

5 comentarios:

  1. mucha suerte con el blog !!

    ya tienes una seguidora mas!!

    comounguante.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Me estreno como comentarista en tu blog. ¡Muy buena iniciativa, Marta! Gracias por ponerme al día. Sí, es una lástima que el único criterio sea, a veces, el de la imagen. ¡Pero me he reído un montón con la anécdota de la señora del caramelo! Y me he acordado de la última representación que hubo en el Teatro Albéniz (hace cuatro años, antes de que lo cerraran): "La vida es sueño" con espadas láser y Segismundo en vaqueros. ¡No se puede destrozar el siglo XVII en nombre de la modernidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tibi. Un placer tenerte por aquí.
      Hablando de "La vida es sueño" tiene muy buena pinta la del CDNTC ¿no? donde Segismundo es interpretado por Blanca Portillo. ¿te animas a quitarte ese mal sabor de boca? jeje

      Eliminar
  3. ¡¡¡Sí, es verdad, en el Pavón!!! Me lo dijo mi madre hace tiempo y por supuesto que iremos a verla. Por cierto, ¡me encanta escribir con Madrid al fondo! Una vista preciosa. ¡Felicidades también por el diseño!

    ResponderEliminar